Obake (o Bakemono)

Aquí encontrarás qué es un obake, también conocido como bakemono. Además, podrás ver varios ejemplos de este tipo de monstruos mitológicos para acabar de entender su significado.

¿Qué es un obake (o bakemono)?

Obake (お化け en japonés), también Bakemono (化け物), son los espíritus, duendes y monstruos tradicionales de las creencias populares japonesas.

El término obake incluye yōkai (monstruos y duendes) y yūrei (espíritus de los muertos). El término «obake» deriva del verbo japonés bakeru (transformar). Por lo tanto, los obake son seres sobrenaturales que sufrieron algún tipo de transformación y pasaron del mundo natural a uno sobrenatural.

Aunque estos términos se traducen como «fantasmas», se refieren principalmente a seres sobrenaturales que tienen la capacidad de transformarse temporalmente y que son muy distintos de los espíritus de la muerte. Sin embargo, en un uso secundario, el término bakemono se usa como sinónimo de yūrei, espíritu de un ser humano muerto.

La forma inicial de un bakemono puede ser un animal, como un zorro de nueve colas, un tejón (mujina) o incluso un gato (bakeneko), el espíritu de una planta o un objeto inanimado que posee un alma. Los derivados de objetos domésticos a menudo se denominan tsukumogami.

Ejemplos de obake o bakemono

Los obake van desde animales que pueden cambiar de forma (por ejemplo, kitsune, tanuki o mujina) hasta criaturas mitológicas y objetos inanimados que cobraron vida (tsukumogami).

Representantes conocidos de Obake son:

  • Kitsune, zorros que son maestros de la transformación.
  • Karakasa, un paraguas, una especie de tsukumogami.
  • Kappa, criaturas acuáticas parecidas a ranas que ahogan humanos y animales.
  • Tengu , goblins de montaña de nariz larga expertos en artes marciales y que poseen alas y, a veces, pico de pájaro.

Los obake también incluye yūrei, los espíritus de los difuntos que murieron con gran ira o tristeza. Su espíritu permanece en el mundo físico hasta que se le concede su último deseo. Esto puede ser venganza contra quien la mató, o tener a alguien que cuide de sus hijos, como en muchas historias de Ubume.

Las historias y leyendas de estas apariciones japonesas también se han adaptado a otros idiomas y culturas, como el pidgin nativo hawaiano. En Hawái, algunas de las sagas originales sobre Obake han sido alteradas o malinterpretadas. El ejemplo más común es el mujina, originalmente un cambiaformas parecido a un tanuki. Fue confundido en hawaiano con el noppera-bō, una aparición humana sin rostro.

La fuente de esta confusión fue el cuento Mujina de Lafcadio Hearn. Hearn no dio ninguna explicación sobre su título, que es que en Japón, mujina se transforma en el noppera-bō sin rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio