Komainu

Aquí se explica qué son los komainus en la cultura japonesa. Así pues, encontrarás el significado de komainu, el origen de los komainu y la historia que hay detrás de estas estatuas.

¿Qué es un komainu?

Un komainu es una bestia mitológica japonesa parecida a un león, considerada una criatura imaginaria. Los komainu se suelen representar en forma de estatuas, de manera que se colocan uno frente al otro a ambos lados de la entrada de un santuario o templo que deben proteger. Se emparejan un león sin cuernos y un perro guardián con cuernos.

Cuando se introdujo por primera vez en Japón en el periodo Asuka , se trataba de un león, y no había diferencia entre las figuras izquierda y derecha, pero en el periodo Heian, se empezaron a colocar un par de estatuas de león y komainu con apariencias diferentes, y esta última se define de forma estricta. Solo al perro se le llama «komainu», pero hoy en día es común denominar a ambos juntos.

komainu

Así pues, los komainu son estatuas con forma de animal que se colocan en los santuarios principalmente para ahuyentar a los malos espíritus. En la actualidad, la mayoría son estatuas de piedra, pero en el pasado eran sobre todo de madera.

También se puede ver que hay varios estilos como «Tamatori» sujetando la pelota, «Kotori» con niños, e incluso un Komainu que levanta las nalgas y parece amenazador.

Origen del komainu

Komainu se escribe a veces como Korai-inu. Esto se debe a que llegaron a Japón a través del «Reino de Koryo» de Corea.

Se dice que el origen del komainu está en el antiguo Oriente, y se cree que empezó con el «león» tallado en el trono (silla) del rey como la bestia guardiana más fuerte. Parece haber una fuerte teoría de que desde allí pasó por India y China y entró en Japón a través de Goryeo, en Corea.

En Japón, se dice que se utilizaba como amuleto en la corte imperial durante el periodo Heian.

Legado del komainu

Se dice que los leones procedentes de China durante la dinastía Tang fueron llevados a Japón junto con el budismo. El Meiji Jingu no indica cuándo fue introducido, pero introduce la teoría de que los japoneses malinterpretaron una criatura de forma extraña como un perro y lo introdujeron desde Corea, por lo que pasó a llamarse Korai-inu.

Hay varias teorías sobre el significado de la palabra «komainu», incluida una que dice que pasó a llamarse «koma-inu» porque se utilizaba para ahuyentar a los malos espíritu. Se colocaron originalmente a ambos lados de la entrada del Buda y de la pagoda, y tenían la misma forma de un león y un perro grande .

Asimismo, se dice que el komainu tiene cuernos, que tiene la piel lo suficientemente dura como para ser utilizado para la armadura, y que sus cuernos se han utilizado para copas de sake.

Historia del komainu

En cuanto a la disposición de los leones y los komainu, tanto el «Kinhisho» como el «Ruijuzayosho» afirman que el león se coloca a la izquierda y el komainu a la derecha. Las características de cada uno se describen como «el león es amarillo y tiene la boca abierta, y el komainu es blanco, no abre la boca y tiene cuernos».

Hay leones o komainu similares en China y Corea , pero la forma de A-Un es una característica que se ve a menudo en Japón, y al igual que las estatuas de Nio. Aí pues, se cree que los komainu reflejan la visión del budismo en Japón.

En general, cuando se enfrentan leones y komainu, la estatua del león del lado derecho es «Agyo» con la boca abierta, y la estatua del komainu del lado izquierdo es «Ungyo» con la boca cerrada. A partir de la segunda mitad del periodo Kamakura, empezaron a aparecer estilos simplificados, y la mayoría de las que se hicieron después del periodo Showa no tienen cuernos en los lados izquierdo y derecho, y no hay diferencia en apariencia excepto por la forma en que se abre la boca… Estas estatuas deberían llamarse originalmente «Shishi», pero hoy en día, ambas estatuas suelen llamarse colectivamente «Komainu».

Desde principios de la Edad Moderna hasta nuestros días, templos y santuarios de todo el mundo han construido un gran número de estatuas de komainu, y las hay de diversas formas. La presencia o ausencia de leones y komainu varía de un santuario a otro; por ejemplo, aproximadamente la mitad de los santuarios de la ciudad de Kioto, tienen komainu.

En la actualidad, la mayoría de los komainu que pueden verse en los recintos de templos y santuarios de diversos lugares son de piedra, pero también los hay de metal y cerámica.

Se cree que los objetos utilizados como mobiliario, como los Michōdai de la Corte Imperial, eran de metal, pero, por otro lado, las estatuas de leones y las estatuas komainu, que desempeñan un papel de protección de los dioses y Buda, se colocaban en el interior. La mayoría de ellas eran de madera, y la piedra llegó a utilizarse cuando se colocaron al aire libre.

Algunos ejemplos de leones y komainu de madera que se conservan son los santuarios del templo Yakushi-ji;,el santuario Yasuigaoka Hachimangum el santuario Taiho-ji, el templo Kozan-ji y el santuario Itsukushima-jinja. Por otro lado, un ejemplo antiguo realizado en piedra es un par de estatuas situadas en la puerta Nandaimon del templo Todaiji, del tipo llamado «Karajishi», cuyo estilo se introdujo en Japón en la dinastía Song.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio